martes, 22 de diciembre de 2015

De vados y lomas...

De a poco, la neblina mental se disipa y se pueden volver a hilar dos o tres ideas en los renglones de mi cabeza. Será el hastío o el frío, el tedio o la pereza, la tristeza o lo insípido de la vasta mayoría de las cosas, cosas que solían rodearse igual, cuando el sol no se sentía eclipsado por los opacos astros de mis tonterías... O salva sea aquello, pero es posible volcar aquí pensamientos más completos. Eh? Que sí es 'calma'? Vuelva a leer, amigo lector, o dese una vuelta por las rotondas de mi vida y entenderá de qué devenires estoy hablando.

Porque como decía en algún otro lado; desde una latitud distinta de un mapa deshecho en pensares que habrán de acoplarse solos en algún punto... Según.

No hay comentarios:

Publicar un comentario