jueves, 26 de agosto de 2010

Magia...

La magia sucede en cualquier momento, por eso es 'magia' y no un conejo en un sombrero o suertes con naipes, por eso unos son trucos de magia y los que los hacen son bien llamados "ilusionistas", los magos somos todos en mayor o menor medida. Que si hay gnomos y dragones... No sé. Pero magia, apuesto mi dentadura a que la hay. Y esa es la que actua en esos momentos literarios. Es el mismo sobresalto que provoca Copperfield, sin despilfarros millonarios... sólo que de manufactura entre Padre Tiempo y Madre Gaia. Por eso es tan... agradable, tan adictivo y tan efímero...

...

Y así es como nuevamente me encuentro en un rincón de mi mente en el que no me gusta estar...