jueves, 7 de octubre de 2010

Hurgando...

Las funciones del ego son extrañas, a ratos, funciona como la piedra angular que evita un derrumbe de nuestras propias flaquezas y las seguridades de los demás no nos hagan pomada, pero otras, tal vez la mayoría de quienes cargamos con una ración grande, resulta no más que una bola de acero incandescente… pesada, quemante y siseante al tacto de cualquiera.

jueves, 26 de agosto de 2010

Magia...

La magia sucede en cualquier momento, por eso es 'magia' y no un conejo en un sombrero o suertes con naipes, por eso unos son trucos de magia y los que los hacen son bien llamados "ilusionistas", los magos somos todos en mayor o menor medida. Que si hay gnomos y dragones... No sé. Pero magia, apuesto mi dentadura a que la hay. Y esa es la que actua en esos momentos literarios. Es el mismo sobresalto que provoca Copperfield, sin despilfarros millonarios... sólo que de manufactura entre Padre Tiempo y Madre Gaia. Por eso es tan... agradable, tan adictivo y tan efímero...

...

Y así es como nuevamente me encuentro en un rincón de mi mente en el que no me gusta estar...

martes, 29 de junio de 2010

Cuando...

Cuando una melodía transforma el ánimo en un sentir melancólico y solitario…

Cuando una bofetada se convierte en un beso y un suspiro un silbar alegre

Cuando un forcejeo se convierte en abrazo y un grito en un dulce llamado…

domingo, 23 de mayo de 2010

23.05.2010 Día Internacional de La Pechuga Empanizada

Escupir un par de carcajadas de vez en cuando es sano hasta para alguien que le duele esbozar la más ligera sonrisa, como a mí. Pero, a veces, cuando la situación lo permite me doy mis buenos atascones de endorfinas risorias. Bendita sea la pequeña de 14 años que salió con eso...


Sirva este post es para hacer contar de la fecha en los años venideros y homenajear a
Mibos, uno de esos pequeños pedazos de sol que no encuentro a menudo.

martes, 20 de abril de 2010

Siendo un "filipollas"


Cuando la paz me empieza a hacer falso contacto, y las chispas de estímulos varios riegan mi cabeza de ascuas de luces multicolor que no comprendo, pero que dada mi neurosis trato de entender… me pongo de malas, muy de malas. Unas veces es falta de glucosa, otras de neurotransmisores y otras tantas de la maldita realidad, la entiendo mal, la reniego.

martes, 23 de febrero de 2010

“HiTtv opera dentro de la legalidad…”

…fue lo primero inteligible que escuché recién me despertaba de una siesta ad ovum, bullshit.

¿Qué significa eso? Eso en ningún punto eso compromete a las corporaciones y empresas privadas con nada, ni nadie, tampoco las convierte en entidades cívicas; ni siquiera las hace poco menos abusivas de lo que son. Me dirán ‘…las leyes así están hechas, el que la mayoría del pueblo mexicano las ignore, es su problema…’. Perdón, pero ¿por qué tendrían -tendríamos- que conocerlas? Se supone que las leyes son para protegernos y cuidarnos a nosotros, los ciudadanos, no a las empresas sin cara –o con cara de imbécil burgués-.

Las leyes protegen siempre al que más tiene o al que hace las leyes, los demás siempre serán tomados como una manada de ignaros salvajes que sólo deben obedecer… Y sí, me queda claro, la mayor parte del tiempo se comportan así, pero ¿quién puede cambiar primero? La pregunta correcta sería más bien:
¿A quién le interesa cambiar primero?
Meh... no importa.

Vean cómo es que lo burlan a uno aquí.

martes, 26 de enero de 2010

Y dice…


“…paren al mundo que me quiero bajar…”
Pff… vaya que me sarandeó esa maldita frase. Llegaste antes, bastante antes y yo jamás te presté atención, no hasta ahora, como ya me había pasado una vez. Digo, ¿para qué? de una manera idiota ahí va uno a caer en estratagemas estúpidos llevados de la mano por la urgencia de sosegar la soledad y las nada gratas exigencias hormonales; maldito cóctel de sutilezas y dulzuras absurdas, que, igual, me sangran “la… la… ésta mierda… la paz.

Clak… clak… como malditos carneros en brama.

Uno de Mis Sueños más Tristes…


Despertó para darse cuenta de que todo había sido una mera ilusión; su hija, que lo hacía tan feliz, no existía y jamás había conocido a su esposa, ¿pero qué hacía? No por eso la tristeza que le oprimía el pecho se iba a ir y se sentía malditamente solo de todas maneras. Los vapores, resultado del pernocte escurrían, condensados, por las ventanas que lo mantenían lejos del barullo de la lluvia, que apenas y se alcanzaba a notar tras la ventana. No recordaba ni la fecha y poco le importaba la hora…


jueves, 21 de enero de 2010

¡ECO! [sfx:repetición distorsionada]


Las cosas suceden de modos curiosos, y como lo he dicho a últimas semanas:


"...las palabras simples son las que más nos remueven la sesera..."

De una manera u otra las palabras, por más inofensivas que aparenten ser, se cuelan hasta lo más profundo de nuestras fibras que, como cuerdas de piano, se desafinan provocando acústicas bizarras, extrañas; ecos que no hemos escuchado amenudo, pero que sin embargo no llegan a los tonos disfónicos de los que normalmente rehuimos.

Son precisamente esos ecos disfónicos los que nos hacen un nudo en la garganta, un vuelco en el estómago y nos helan las manos, frutos de palabras simples que se presentan como comentarios, preguntas casuales o meros rumores. Una vez más, invariablemente de cuál sea su forma, su fondo o su génesis, se infiltran y hacen de nuestra tranquilidad y serenidad lo que les place.

Pero, ¿qué es peor; esos tonos que identificamos o esos velados sobrantes de ecuaciones redondeadas?

-Seguiré meditando, ¿alguien se une?-